5 cosas que debes saber acerca del Comportamiento de los Gatos

Un informe sobre animales domésticos realizado por la organización GFK en el 2018, reporta que el 56% de la población mundial comparte su vivienda con al menos un animal o una mascota. Si haces parte de esta población o estas buscando para tu familia un integrante peludo, este post es para ti! Aquí encontrarás información sobre el comportamiento de tu mascota y algunos datos que pueden servirte para mejorar tu relación y comunicación con ellos.

Gatos

Los gatos son animales fascinantes, protectores y llenos de gracia. El felis silvestris catus o el gato doméstico, ha acompañado a la raza humana por miles de años y ha coexistido con diferentes culturas y civilizaciones, lo que lo ha convertido en una esepecie domesticada. Son mamíferos carnívoros, pertenecientes a la familia Felidae. Se comunican a través de vocalizaciones como lo es su característico maullido y el ronroneo, pero puede aullar, gemir, gruñir y bufar también.​ Además, adopta posturas y expresiones que informan, a sus congéneres, sus enemigos o cuidadores, de su ánimo o sus intenciones. A continuación encontrarás una lista de comportamientos y conductas que te ayudarán a entender mejor a tu gato.

1. Indolentes o Somnolientos?

Los gatos son animales supremamente dormilones. Pueden dormir hasta 18 horas diarias, buscan un lugar que les resulte cómodo y pueden enroscarse o acomodarse de diversas formas para reposar o descansar. Son animales crepusculares, es decir que sus niveles de mayor actividad y energía son al amanecer y atardecer. Al ser depredadores naturales, sus movimientos y desplazamientos pueden simular técnicas de caza y requieren altos niveles de concentración, agilidad, flexibilidad y destreza, lo cual exige un alto gasto calórico y niveles sostenidos de adrenalina o activación del sistema simpático. Es por esta razón, y la digestión de ingesta de alimentos, que los gatos necesitan períodos prolongados de descanso y sueño.

2. Lenguaje Corporal

Si bien las posturas, ademanes, gestos o demás tipos de comunicación corporal que emplean los pequeños felinos están estrechamente relacionados con su raza y gen´etica, también pueden tener mucho que ver con la forma en como son criados, en su contexto y con quienes o que otros animales se relacionan. Por ejemplo, los estilos de comunicación de un gato doméstico que comparta su territorio con otras especies o quizá otros felinos, puede tener diferencias con respecto a los gatos que viven solos con sus cuidadores. Teniendo esto en cuenta, podemos entender conductas como frotarse con un objeto, ronronear o lamer como muestras de afecto.

Su cola puede brindarte mucha informacion sobre su estado de animo y su actividad cerebral. Generalmente si los moviemientos de la cola son suaves y lentos el gato puede encontrarse en un estado de relajacion y bienestar. Mientras que si su cola se mueve rápidamente o se encuentra esponjada puede significar estados de ansiedad o alerta. De igual manera sus ojos pueden comunicarte su mundo interno, en ocasiones los gatos suelen parpadear lentamente haciendo contacto visual con sus cuidadores, significando no solo afecto o palcer pero también reconocimiento e identificación.

Dentro de las posturas que pueden adoptar los gatos domésticos, se encuentran:

  • Relajado – El gato está tumbado de lado o sentado. Su respiración va de lenta a normal, con las patas plegadas o con las patas traseras extendidas. La cola apenas le envuelve o está extendida. También cuelga relajada cuando el gato está de pie. Es posible que el felino exponga sus abdomen y sus organos principales, mientras se revuelca en el piso o algun objeto, indicando niveles de confianza y seguridad.
  • Alerta – El gato reposa sobre su tripa o puede estar sentado. Su espalda es casi horizontal al moverse y estar de pie. Respira normal , con sus patas dobladas o extendidas si esta de pie. Su cola se curva de nuevo hacia arriba o recta, y puede haber espasmos mientras la cola está colocada hacia abajo.
  • Tensión – El gato reposa sobre su tripa. La parte trasera está visiblemente más baja al estar incorporado o retrocediendo. Sus patas, incluyendo las traseras están dobladas, y sus patas delanteras están extendidas cuando está incorporado. La cola está pegada al cuerpo, tensa o curvada hacia abajo y puede tener espasmos cuando el gato se levanta.
  • Ansiedad – El gato reposa sobre su tripa. La parte trasera está visiblemente más baja al estar incorporado o moviéndose. Su respiración es rápida y sus patas están escondidas bajo su cuerpo. La cola está pegada al cuerpo con la punta moviéndose de lado a lado.
  • Miedo – El gato reposa sobre su tripa o se agacha directamente en la punta de las patas. Le tiembla el cuerpo entero y si está incorporado está cerca del suelo. Respiración acelerada y patas plegadas y cerca de la superficie. Cola curvada y muy pegada al cuerpo.
  • Terror – El gato está agachado sobre la punta de las patas, con temblores visibles en algunas partes del cuerpo. Su cola está pegada al cuerpo y puede estar erizada, junto con el pelo de la espalda. Las patas están muy rígidas o dobladas para incrementar su tamaño. Normalmente los gatos evitan el contacto cuando se sienten amenazados pero pueden recurrir a distintos niveles de agresión cuando se sienten arrinconados o escapar resulta imposible.

3. Lenguaje Vocal

Sus maullidos, ronroneos y gruñidos pueden significar diferentes emociones dependiendo de la situación aparente. Resulta importante estar informados para el momento en que puedas presenciar algunas de estas formas de comunicación vocal que emplean los pequeños felinos.

  • Ronroneo: El ronroneo suele ser signo de satisfacción. Algunos gatos lo hacen en casos de extremo dolor o fatiga, simplemente para tratar de calmarse a sí mismos. Por lo tanto el ronroneo puede ser signo de placer o dolor, aunque es más usual en el primero de los casos. Aún no se sabe a ciencia cierta cómo funciona, pero se sospecha que es causado por diminutas vibraciones de la laringe.
  • Saludo: Una particular clase de vocalización, como un maullido grave o un chirrido o un ladrido, posiblemente con un ronroneo simultáneo.
  • Ansiedad: Este maullido es una petición de ayuda que suelen hacer los gatitos. Hay dos tipos de llamada, uno más alto y frenético, y otro de tono más bajo. En gatos mayores, es un maullido más lleno de pánico y más repetitivo.
  • Atención: Suelen ser simples maullidos, tanto en gatos jóvenes como en mayores. Pueden ser usados para pedir atención, comida o para que les suelten.
  • Protesta: Maullidos quejumbrosos.
  • Frustración: Un suspiro fuerte o un resoplido exhalado.
  • Felicidad: Un maullido que comienza bajo, luego sube y vuelve a bajar.
  • Amenaza: La mayoría gruñe, bufa, sisea o silba cuando están enfadados o en peligro. Algunos pueden gorjear cuando observan a una presa o expresando interés en un objeto cercano. Cuando el sonido es dirigido hacia una presa fuera de alcance, no se sabe si es un sonido amenazador, una expresión de frustración o un intento de imitar la llamada de un ave (incluso imitar el sonido de la presa de un ave, como una cigarra).
  • Jadeo: Al contrario que en los perros, jadear es algo poco común en los gatos. Aun así algunos gatos lo hacen cuando están estresados, por ejemplo, durante un viaje en coche. Más frecuentemente, los gatos jadean en respuesta a cambios ambientales, como ansiedad, miedo, excitación o celo. Sin embargo, si el jadeo es excesivo o el gato parece angustiado, es conveniente identificar la causa subyacente, ya que puede ser un síntoma de algo más grave, como un bloqueo nasal, parásitos en el corazón, traumatismo craneal, o intoxicación u otros problemas, como fatiga, pérdida de peso, de apetito, beber en exceso, vómitos y diarrea pueden darse simultáneamente. Si el jadeo aparece en respuesta al celo o al miedo, el dueño puede apartar al gato del estímulo y observarlo. Si el jadeo continua se debería consultar a un veterinario. En muchos casos, el jadeo felino, especialmente si está acompañado de otros síntomas como tos o dificultades respiratorias (disnea), se considera fuera de lo normal y es tratado como emergencia.

4. Feromonas

La liberación de feromonas se da en los gatos por medio de glándulas ubicadas en sus mejillas y en la base de la cola. Es por esta razón que frotan su espalda y sus mejillas contra los obejtos, a forma de marcar territorio o reclamar un objeto como suyo. Ademas de esta conducta de posesion, los pequeños felinos pueden marcar territorio o liberar feromonas por medio de sus garras, al agarrar o rasguñar objetos (no sientas frustración cuando entierren sus garras en tus muebles, solo estan reconociendo y habitando su territorio).

También es posible ver en algunos machos que no han sido esterilizados, que marquen objetos y liberen feromonas por medio de la orina. La hembra puede hacerlo de igual manera solo en celo, para atraer a los machos. La próxima vez que veas que tu gato se frota sobre ti u otra superficie, podrás entender que te esta marcando como su posesión.

5. Socialización

Los gatos pueden llegar a asustarse en un primer momento de la gente u otros depredadores de manera natural, pero si se les cuida durante las primeras 16 semanas, desarrollan confianza en los humanos que les han criado. Para reducir la posibilidad de que sean asociales u hostiles hacia los humanos, deben ser socializados a una temprana edad. Ocurre de igual manera con otras especies de mascota e incluso otros felinos. Es muy importante la interacción desde que son cachorros.

Es todo un reto intentar socializar a un gato adulto salvaje. Los gatos salvajes ya socializados tienden a confiar solo en la gente en la que han aprendido a lo largo del tiempo, pueden ser muy defensivos con extraños. Algunas personas ven a los gatos como animales escurridizos, tímidos o huraños e incluso pueden temerles. Si bien son depredadores, nosotros tambien lo somos, los gatos tienen una desconfianza innata por otros depredadores y suelen minimizar el contacto con gente que no reconocen.

Una vez están instaurados y cómodos en su territorio, no es muy recomendable cambiar su contexto de manera abrupta, mudarse o hacer cambios significativos en su entorno, esto puedes significarles estrés y confusión. Si los pequeños felinos no han sido acostumbrados y sensibilizados desde edades tempranas a largos recorridos en vehiculos o cambios repentinos en su ambiente, es posible que se genere estres y ansiedad.

Los gatos domésticos disfrutan de sesiones de juego con sus cuidadores, juguetes, bolas y peluches. Pareciera que tuviesen la capacidad de darle vida a objetos inanimados, pues pueden simular que cazan objetos cotidianos del hogar, los cuales irán dejando escondidos o regados en tus habitaciones. Jugar con tus felinos ayudará no solo al desarrollo de sus capacidades y genes felinos, sino que también es de suma importancia para el vínculo que se formará entre tu y tu gato.